DNV GL analiza los modelos más eficaces para reducir las emisiones GEI del transporte marítimo

|

Buquegasero


El informe clasifica la flota mundial en 47 segmentos, en función del tipo y el tamaño buque, estimando el consumo de combustible para cada buque individualmente, planteando soluciones apropiadas para diferentes tipos de buques, tamaños y tipos de operación.


(ANAVE) DNV GL ha publicado recientemente un informe con el título ‘Low Carbon Shipping towards 2050’ (Descarbonización del Transporte Marítimo de cara a 2050), que evalúa el potencial de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en el transporte marítimo de cara a 2050, basado en un nuevo modelo de cálculo que evalúa diversos escenarios, tanto para buques individuales como para el conjunto del sector, así como la eficacia las distintas soluciones para la reducción de los GEI.


En DNV GL son conscientes de los retos a los que se enfrenta el transporte marítimo, pero consideran que es posible reducir sustancialmente sus emisiones de GEI, “siempre que se adopte y desarrolle una estrategia viable dentro del sector”. Según esta sociedad de clasificación, para que dicha estrategia tenga éxito, se deben reconocer las diferencias entre los distintos segmentos del transporte marítimo y la necesidad de desarrollar soluciones apropiadas para diferentes tipos de buques, tamaños y tipos de operación.


El objetivo del informe es precisamente ese: evaluar de forma realista el potencial de reducción de las emisiones de GEI del transporte marítimo hasta 2050, teniendo en cuenta varios escenarios posibles de crecimiento del comercio en los distintos segmentos de buques.


Según este documento, el nivel de reducción dependerá de la disponibilidad de las soluciones tecnológicas en cada segmento, del potencial de reducción de emisiones de dichas tecnologías y de su tasa de aceptación, que, a su vez, dependerá tanto del coste y el retorno esperado de cada tecnología, como de la inversión de los armadores.


Todos estos factores quedan reflejados en el modelo desarrollado por DNV GL, que utiliza datos del sistema de identificación automática de los buques (AIS) para generar una base datos sobre consumo de combustible y emisiones. El informe clasifica la flota mundial en 47 segmentos, en función del tipo y el tamaño buque, estimando el consumo de combustible para cada buque individualmente. Posteriormente, se lleva a cabo un cálculo de coste-beneficio de varias opciones de combustibles alternativos y medidas de eficiencia energética para cada buque de la flota y luego vuelve a calcular el consumo de combustible y emisiones globales estimando un grado de aceptación de cada una de ellas.


El informe completo en inglés se pude descargar en el siguiente enlace (PDF 2,6 Mb)

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.