​Valenciaport sustituye la recurrente “metopa” por el tradicional “socarrat” valenciano

|

Valenciaport   Metopa   Socarrat 2

_____

La APV obsequia esta tradicional baldosa valenciana a los buques que realizan escala por primera vez en los puertos de Valencia, Sagunto y Gandia.

_____

Casi sin que se note, y uno a uno, el puerto de Valencia está distribuyendo “socarrats” por todo el mundo. Estas tradicionales baldosas valencianas de barro cocido, decoradas con elementos marineros, se entregan en los actos de intercambio de regalos que se desarrollan cuando un barco llega a puerto por primera vez entre la Autoridad Portuaria de Valencia y el capitán del navío que atraca en Valencia, Sagunto o Gandia.


La escena se repite cada mes -a veces, incluso, cada semana-. El presidente de la APV, en ocasiones, o el director, la directora comercial o la jefa de marketing reciben la invitación de una naviera para visitar un nuevo crucero de MSC, Costa Cruceros u otra naviera, o bien, de un recién botado portacontenedores de Cosco, Maersk, Arkas, etc. El representante de Valenciaport accede al recién llegado buque y, en el puente de mando o en un salón emblemático de la embarcación se intercambian saludos, palabras y las conocidas en el mundo marítimo como “metopas”. El capitán regala un pequeño marco con el nombre y la imagen de su buque y el representante del puerto hace lo propio con un dibujo de antiguas embarcaciones valencianas, y una inscripción con la fecha para recordar el día de su primer atraque en los muelles de Valenciaport.


Tradicionalmente, las “metopas” suelen ser de metal, plástico o vidrios nobles como plata, bronce, latón o metacrilatos. La singularidad del puerto de Valencia respecto a lo que sucede en otros enclaves es que desde hace un par de años, Valenciaport ya no regala estos recordatorios de primeras escalas en formatos de plástico o de metal, sino que lo ha sustituido por el tradicional “socarrat valencià”. De este modo, el baldosín cocido en los hornos artesanos de varios artistas de la tierra ha comenzado a decorar los puentes de mando de las más diversas embarcaciones y a surcar los mares del mundo.


Valenciaport   Metopa   Socarrat


Historia de la metopa y el “socarrat”

La metopa toma su nombre de los elementos decorativos utilizados en las fachadas de los templos griegos para recordar grandes momentos de la historia. Y de ahí su traslación al mundo marino; para recordar momentos relevantes en la historia de los barcos y de los puertos.


Y del mismo modo que la “metopa” para los griegos, el “socarrat” ha sido históricamente para los valencianos una pieza o baldosín de barro cocido utilizado en época medieval en las viviendas, fachadas y tejados para decorar y recordar figuras, fiestas, oficios y tradiciones. Los “socarrats” se colocaban cubriendo las entrevigas en los techos, lo que significaba un coste muy inferior al de los artesonados de madera. Se fabricaban principalmente en dos formatos: uno de menor dimensión, con 30 x 15 x 3 cm y otro más grande, de 40 x 30 x 3 cm (medidas aproximadas). El primer formato podía ser aplicado en las construcciones de dos maneras: decorando aleros, con dos tercios de su superficie apoyados sobre los muros, sobrando un tercio visible, o bien formando parte de un alero hecho con vigas salientes, colocados entre ellas a modo de decoración arquitectónica. Estos “socarrats” de menor tamaño también se utilizaron componiendo frisos en terrazas, escaleras u otros lugares.


Por su parte, el formato más grande se destinaba al entrevigado de techos interiores. Además de su función decorativa, estas piezas tenían un valor arquitectónico estructural al servir de soporte a pavimentos de pisos o entramados de tejados. Para estos usos se fabricaba también un formato aún más pequeño (de 15 x 30 x 3 cm). Se ha comprobado que los socarrats eran reutilizados a menudo, integrando muros o para nivelar pavimentos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

OPINIÓN

SergioGalvan2019

Por Sergio Galván

Gerente de la Fundación Puertos de Las Palmas 

Comenta