El nuevo documental de la OMI muestra los entresijos de la navegación en la Antártida

|

PolarCodeFilmBanner


A bordo del buque de expedición Ocean Diamond, los ecoturistas contemplan la impresionante belleza del paisaje antártico. Esta es su oportunidad para encontrar especies únicas y admirar la escarpada majestuosidad de los glaciares e icebergs. Para la mayoría de ellos, este será el viaje de sus vidas.


Para realizar este documental, un equipo de la OMI visitó el Ocean Diamond durante su travesía por la Antártida, con el objetivo de conocer de primera mano qué significa el Código polar para buques de estas características. Como el capitán del buque Oleg Klaptenko confirmó, operar en aguas polares supone el examen definitivo tanto para su buque como para sus propias habilidades como experto navegante.


"Aquí hay varias fuentes de peligro: las bajas temperaturas, la mala visibilidad, la larga noche y el día polar, la lejanía de nuestros hogares y de cualquier instalación con presencia humana que pueda ayudarte. También la falta de servicios hidrográficos buenos, completos y precisos", señala el capitán Klaptenko.


Con un tráfico cada vez mayor en las aguas polares, la Organización Marítima Internacional (OMI), la organización de las Naciones Unidas responsable de la seguridad de la vida humana en el mar y la protección del medio marino, ha abordado la preocupación internacional sobre la protección del medio ambiente polar y la seguridad de los pasajeros y la gente de mar. La OMI ha introducido nuevas reglas que todos los buques que operan en estas difíciles aguas deben cumplir.


El Código polar entró en vigor el 1 de enero de 2017. Establece normas obligatorias que abarcan todas las cuestiones relacionadas con el proyecto, construcción, equipo, funcionamiento, formación y protección del medio ambiente para los buques que operen en aguas polares.


Estas reglas van más allá de las prescripciones existentes de la OMI como el Convenio MARPOL y el Convenio SOLAS. Las extensas normas ambientales y de seguridad incluidas en estos y otros convenios de la OMI también se aplican al transporte marítimo en aguas polares.


El Código polar tiene dos partes. Una se ocupa de la seguridad del buque y el personal, la otra de la protección del medio ambiente. Actualmente, los buques ya están sujetos a estrictas reglas ambientales en virtud del Convenio MARPOL, pero el Código polar añade otro nivel. Descargar hidrocarburos o mezclas oleosas en el mar, por ejemplo, está terminantemente prohibido en virtud del Código polar, y todos los petroleros deberán disponer la construcción de doble casco y de doble fondo para evitar los derrames de hidrocarburos en caso de accidente.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

OPINIÓN

JoseMariaPedrosaJamar

By José María Pedrosa Jamar

Director Marine/Logistics en Aon

Comenta