Una exposición relata la historia del transporte seguro de hidrocarburos por mar

|

OMIExposicion


El Secretario General de la OMI Kitack Lim, durante la inauguración de la exposición, destacó la importancia de las medidas adoptadas por la OMI en respuesta al suceso del Torrey Canyon en marzo de 1967, frente a las costas del Reino Unido.


Durante los 50 años transcurridos desde la encalladura del buque tanque Torrey Canyon en 1967 la cooperación entre gobiernos y la industria se ha fortalecido, lográndose una considerable reducción en los derrames importantes de hidrocarburos procedentes de los buques.


La historia sobre cómo este incidente sirvió como catalizador para un cambio positivo se relata en una nueva exposición inaugurada el lunes, 16 de enero, en la sede de la Organización Marítima Internacional (OMI), el organismo de las Naciones Unidas que se ocupa de la seguridad y la protección del transporte marítimo internacional y de la prevención de la contaminación ocasionada por los buques.


En la exposición, una serie de paneles recorren esa colaboración que ha dado como resultado hoy en día grandes mejoras: un amplio marco normativo, un sector del transporte marítimo claramente modernizado, sistemas eficaces de preparación y respuesta y un paquete de indemnización adecuado para las personas afectadas por los derrames. La demanda de hidrocarburos sigue siendo firme y el transporte marítimo sigue siendo el medio más eficaz para satisfacer esa demanda.


Los buques tanque que operan en la actualidad están proyectados con doble casco, controles dobles, tanques de lastre separado, sistemas de gas inerte, equipo de lavado de tanques de crudo y separadores de aguas oleosas. Ninguna de estas innovaciones estaba presente hace cincuenta años. Todas ellas, junto con las mejoras en las ayudas a la navegación y en muchos otros aspectos del proyecto, así como en la construcción y la tecnología del buque, han dado lugar a normas mucho más rigurosas en el proyecto y funcionamiento de los buques tanque. Al mismo tiempo, las proactivas iniciativas del sector y las directrices y convenios encabezados por la OMI (que abarcan temas como la seguridad, las operaciones y la gestión de los buques, el examen y el reporte de antecedentes, la formación de la tripulación y la certificación) han contribuido a lograr un sector del transporte marítimo de hidrocarburos más seguro y limpio en todo el mundo.


El Secretario General de la OMI Kitack Lim, durante la inauguración de la exposición, destacó la importancia de las medidas adoptadas por la OMI en respuesta al suceso del Torrey Canyon en marzo de 1967, frente a las costas del Reino Unido. Apenas dos meses después, en mayo de 1967, la OMI ya había convocado una reunión extraordinaria en la que se propusieron una serie de cambios en el proyecto y la explotación de los buques. Estas propuestas tuvieron como resultado directo la elaboración del Convenio internacional para prevenir la contaminación por los buques (Convenio MARPOL), que es todavía a día de hoy la medida más importante para abordar la prevención de la contaminación producida por los buques.


El incidente también condujo a la constitución del Comité jurídico de la OMI, que posteriormente elaboró un marco general para indemnizar a las víctimas de sucesos de contaminación y creó los Fondos internacionales de indemnización de daños debidos a contaminación por hidrocarburos (FIDAC).


"Como resultado, la navegación de buques tanque hoy en día es más limpia y segura que nunca. También se ha creado un sólido mecanismo para responder de manera eficaz a los derrames de hidrocarburos y hacer frente a sus consecuencias financieras", dijo el Sr. Lim.


El Sr. José Maura, Director de los FIDAC, subrayó el éxito del régimen de responsabilidad e indemnización establecido por la OMI, en el que el buque y los intereses de la carga comparten la financiación conjunta de indemnización de daños debidos a la contaminación por hidrocarburos procedentes de buques tanque.


"El transporte de hidrocarburos por mar sigue siendo fundamental para nuestra vida diaria y el riesgo que conlleva es inevitable. Esta exposición muestra tanto las formas en las que hemos luchado contra los derrames como las formas en las que los abordaremos cuando ocurran", dijo el Sr. Maura.


Las estadísticas recopiladas por la Federación Internacional Anticontaminación de Armadores de Buques Tanque (ITOPF) muestran una reducción de un 90% en los derrames importantes de hidrocarburos y una reducción de cien veces en el volumen de hidrocarburos derramados desde la década de 1970, destacando así el beneficio tangible de que el sector y los gobiernos hayan trabajado de forma conjunta para reducir los derrames a lo largo de las décadas. En 2016, el volumen total de crudo transportado por buque fue de 1 770 millones de toneladas métricas y el 99,99% de ese volumen llegó de forma segura.


"Hoy en día, el volumen de hidrocarburos perdido en accidentes es una fracción mínima del volumen que se entrega de forma segura en su punto de destino cada año", afirmó la Dra. Karen Purnell, Directora Ejecutiva del ITOPF. "El objetivo para todos debería ser que no hubiese derrames en absoluto, pero los accidentes por su propia naturaleza son imprevisibles. Esta exposición también pone de relieve cómo el gobierno y el sector trabajan juntos para anticipar las necesidades del futuro y cómo son proactivos elaborando nuevas iniciativas que mejoren continuamente la seguridad y aseguren un enfoque responsable en lo que se refiere al medio ambiente para satisfacer las demandas de la sociedad en el futuro", dijo la Dra. Purnell.


Exposición: "50 años trabajando juntos"


La exposición "50 años trabajando juntos: la labor conjunta de gobiernos e industria para abordar los riesgos de la contaminación por hidrocarburos procedentes de buques" ha sido organizada por la OMI, los FIDAC y la ITOPF, con el apoyo de la Cámara Naviera Internacional (ICS), el Grupo Internacional de Asociaciones de Protección e Indemnización (IGP&I), la Asociación Internacional de la Industria Petrolera para la Conservación del Medio Ambiente (IPIECA), la Unión Internacional de Salvadores (ISU), la Organización Internacional para el Control de Derrames (ISCO) y el Foro Marítimo Internacional de Compañías petroleras (OCIMF).


En la exposición puede verse una línea del tiempo que abarca desde el periodo anterior a1967 hasta el presente. El cronograma cubre tres áreas: la prevención, incluida la mejora de la seguridad de la navegación, la construcción de buques, la formación y la reducción del riesgo; la preparación y lucha contra los derrames (un área que ha continuado evolucionando a la par que la concienciación y la tecnología han avanzado y la experiencia práctica ha dado lugar a una mejor respuesta a los derrames cuando ocurren); y los regímenes de responsabilidad e indemnización, que se han elaborado para garantizar que existe un sistema fiable de indemnización y responsabilidad frente a los derrames de hidrocarburos procedentes de los buques y que existen mecanismos de financiación adecuada para proporcionar una respuesta inmediata y eficaz y compensar los afectados.


La exposición estará instalada del 16 de enero al 7 de julio, 2017, en la sede de la OMI en Londres, Reino Unido.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.