El gasero de bandera española Celanova continúa abandonado en Filipinas desde diciembre de 2019

|

Puerto de Manila

_____

Actualmente, el buque se encuentra con tripulación mínima, 15 marinos, entre los que hay 13 extracomunitarios y dos españoles. Destaca UGT que el buque está certificado por la bandera española. Sin embargo, la legislación española permite la contratación de un máximo de 50% de marinos extracomunitarios.

_____

La Internacional de Trababajadores del Transporte (ITF, por sus siglas en inglés), a la que pertenece UGT, ha vuelto a denunciar el abandono que sufre el gasero Celanova, en Filipinas. Este buque pertenece a la naviera española Globalgas S.A, "sobradamente conocida en el sector por su desprecio laboral y ninguneo al que somete a los tripulantes que han pasado por el barco, con demoras en los pagos o deudas de meses a marinos desembarcados", según manifiesta UGT.


Actualmente, el buque se encuentra con tripulación mínima, 15 marinos, entre los que hay 13 extracomunitarios y dos españoles. Destaca UGT que el buque está certificado por la bandera (española). Sin embargo, la legislación española permite la contratación de un máximo de 50% de marinos extracomunitarios. Por tanto, se trata de una contratación irregular, con tripulantes extranjeros trabajando sin ser dados de alta en la Seguridad Social. El barco está detenido por el PSC (Port State Control) por impago de salarios desde el 14 de febrero y señalado en la lista de buques abandonados de la OMI-OT desde que se notificó la situación por parte de ITF España a finales de febrero. Esta situación es muy perjudicial para el nombre y prestigio del pabellón español en la industria marítima internacional.


El buque permanece fondeado en la bahía de Manila desde el pasado 17 de diciembre. Tras haber sufrido una avería y perdido el timón el 7 de diciembre, fue remolcado hasta el fondeadero y allí permanece, sin timón. Algunos tripulantes están a bordo desde agosto de 2019, otros embarcaron en noviembre. A todos se les adeudan varios meses de salario, en algunos casos hasta siete nóminas. Desde el 21 de febrero, ITF España, en coordinación con ITF en Filipinas, ha tratado de resolver el asunto, notificando a las autoridades del Estado del Pabellón (a través de la Dirección General de Marina Mercante) y del Estado del Puerto (Filipinas) solicitando urgentemente el atraque del buque por razones humanitarias y de seguridad. Hasta la fecha sin respuesta operativa.


De acuerdo con lo previsto en el Convenio sobre el Trabajo Marítimo de la OIT (ratificado por España y Filipinas) en vigor desde 2013, el buque tiene la consideración de “abandonado” por su armador, al haber dejado éste de pagar las nóminas y hacer frente a las necesidades básicas del buque y la tripulación en repetidas ocasiones (combustible, agua dulce, provisiones y repuestos de seguridad). La citada norma prevé la contratación de una garantía financiera para casos de abandono, lo que cubriría parte de las nóminas y repatriación de los tripulantes. Sin embargo, la intervención del proveedor (American P&I Club) depende del atraque del buque, el cual ha sido denegado por las autoridades filipinas, condicionado a la contratación de un remolcador al costado en el muelle, algo impracticable e imposible para una tripulación abandonada.


Según relata UGT en su página, la solución más sencilla para la tripulación pasaría por la venta del buque, a la que estaría dispuesta la empresa Golbalgas. Sin embargo Abanca, como banco hipotecario, ha bloqueado esta posibilidad en reiteradas ocasiones. Desde ITF señala que "hemos visto en otros casos de abandono como el desconocimiento del negocio marítimo por parte de algunos bancos ha hecho que pierdan cualquier opción de recobro, al tiempo que limitan las opciones de los tripulantes, obligándoles a confiar en el seguro de garantía financiera y/o el embargo del buque".


Desde el pasado miércoles 13 de mayo, el buque está, otra vez, sin combustible (sin luces, sin cocina, sin refrigeración, sin aire acondicionado…), sin equipos de seguridad (radar, GPS, AIS, luces/ COLREG) y la tripulación se ha quedado sin agua y apenas provisiones. La ITF en Filipinas está haciendo enormes esfuerzos para enviar los suministros necesarios al buque, las promesas hechas por el armador y otras partes implicadas no se han cumplido, pero el hecho de que el buque permanezca en fondeo lejano dificulta enormemente la operación.


Las circunstancias mencionadas suponen, según el sindicato, además de un grave incumplimiento de la legislación internacional por parte del armador y dejación de funciones por parte de las autoridades implicadas, un enorme riesgo para el buque (potencial garreo del ancla, incendio a bordo o accidente al no tener capacidad de maniobra) comprometiendo, seriamente, la seguridad y la salud de una tripulación que está agotada tras haber sufrido durante meses una enorme tensión.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Opinión

JoseRafaelDiazHernandez 1 1

By José Rafael Díaz Hernández

Engineer specialized in public and private management. Maritime Administration. Port business. Energy transition.

Comenta
Juan Carlos GArcia   CEL

By Juan Carlos García

Profesor experto Soft Skills Centro Español de Logística

Comenta
Jose Rafael Diaz Hernandez

By José Rafael Díaz Hernández

Engineer specialized in public and private management. Maritime Administration. Port business. Energy transition.

Comenta
Fomento   José Luis Ábalos

By José Luis Ábalos Meco

Ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana

Comenta

Encuesta