Naves industriales: diferentes tipos de cubiertas y estructuras

|

Lost places 1801662 1280

_____

Las naves logísticas precisan una estructura adecuada a su desarrollo diario y a la actividad para la que se le vaya a dar uso.

_____

Cada nave industrial tiene un uso diferente y una utilidad distinta. De ahí, que varíen las necesidades de su estructura. La actividad a desarrollar determina la forma de una nave así como su cubierta, aspectos que influyen en gran medida en la buena producción de la misma.


Estructuras de naves industriales

Las naves logísticas precisan una estructura adecuada a su desarrollo diario y a la actividad para la que se le vaya a dar uso. Se distinguen tres tipos de estructuras que serán beneficiosas para cada tipo de actividad. Son las siguientes:


Estructura metálica

Esta estructura es la que ofrece mayor rapidez de construcción. Es una opción idónea para empresas de ganadería o acero. Se trata de una estructura menos rígida, que no pesan y que, por ello, permiten un transporte fácil y rápido, ya que no se necesita de maquinaria para ello. Su precio es otra de las ventajas, ya que es muy inferior al de otras estructuras.


Las estructuras metálicas deben revisarse para asegurar su resistencia al fuego, dependiendo de la actividad a realizar en la nave logística, para así cubrir la estructura con productos que aseguren que, en caso de incendio, el fuego no se propague rápidamente.


Estructura de hormigón

La estructura de hormigón es más rígida y es la opción ideal porque no requiere tratamientos de oxidación o pintura, porque se puede construir con formas muy diferentes y porque tienen muy buen resultado frente a los casos de fuego.


Eso sí, este tipo de estructura tarda más en fabricarse que otras como la de metal. También su precio es más alto, debido al tiempo que requiere en construirse y al tipo de materiales que se necesitan.


Estructuras mixtas

Dependiendo de la actividad a realizar, si se precisa disponer de una estructura metálica y de una de hormigón, puede hacerse apostando por una estructura mixta y combinando los dos materiales. Se trata de la alternativa más versátil por su rigidez y su precio. El coste es mayor al de la estructura metálica pero menor al de la estructura de hormigón, lo cual es una gran ventaja. También ofrece los beneficios de ambas, algo que hay que tener en cuenta.


Tipos de cubiertas

Las cubiertas son otro de los elementos que están muy presentes en las naves logísticas que se encuentran en un polígono industrial y que tienen gran influencia en el buen desarrollo de una u otra actividad. Los diferentes tipos de cubiertas que existen favorecen la realización óptima de diferentes trabajos.


Las cubiertas deben ofrecer un aislamiento total para evitar que el calor o el frío exterior puedan perjudicar las tareas que se realizan en el interior de la nave. Se aconseja contar con un diez por ciento de claraboyas en la cubierta, por la luz natural y sistemas anti incendios.


Cubiertas simples

Las cubiertas simples están formadas por chapas de metal que pueden ser onduladas, acanaladas y trapezoidales. Son baratas y duraderas, y además, se fabrican rápidamente y se instalan de forma sencilla, oero requieren un aislamiento térmico severo para que puedan realizar su función correctamente.


Cubierta tipo sándwich

Esta cubierta es una de las más utilizadas en los polígonos industriales. Disponen de doble placa, entre las que se coloca un aislante que puede ser de distintos materiales. Entre los más comunes, están el poliestireno extruido o la lana de vidrio. Una gran ventaja de la cubierta tipo sándwich es que no obliga a retirar la cubierta antigua, sino que puede rehabilitarse.


Esta cubierta aísla a la perfección el espacio interior del exterior, controlando la temperatura dentro y consiguiendo que ser, no solo aislante de temperatura, sino también acústica. Es importante tener en cuenta que determinadas actividades causan un ruido que debe reducirse al entorno de trabajo y evitar que se propague causando molestias e, incluso, pudiendo no permitir realizar las actividades pertinentes en las naves industriales vecinas.  


Cubiertas tipo deck

Este tipo de cubiertas están compuestas por una plancha de metal, un aislante y un componente impermeable. Son fáciles de montar y perfectamente adaptables. Están recomendadas para aquellas pendientes que no exceden el tres por ciento.


Su impermeabilización es completa, no necesitando de elementos externos como juntas o puentes térmicos.


Cubiertas autoportantes

Las naves más clásicas apuestan por esta opción de cubiertas autoportantes en la que el contorno de la placa metálica curvada se posa sobre las vigas de carga y se fija con tornillos. La protección térmica y acústica es total. Su gran ventaja es que ofrece unas condiciones inmejorables ante las condiciones climáticas adversas, ya que mejora el deslizamiento de agua y nieve, y es muy resistente al viento. 

Se trata de una cubierta ligera que se fabrica en menor tiempo, es una solución más rápida por el número de elementos de las estructuras.


Estos son los diferentes tipos de estructuras y cubiertas para las naves industriales. ¿Ya sabes cuáles son las más acertadas para la tuya?


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Opinión

Aurelio Martínez

By Aurelio Martínez Estévez

Presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia

Comenta
Coronavirus  jmpj

By José María Pedrosa Jamar

Director Marine/Logistics en Aon

Comenta

Encuesta