Fairplay ralentiza su puesta en marcha en el Puerto de Las Palmas

|

Fairplay   remolcadores

_____

Aparentemente la inversión que tiene que afrontar su filial Odiel Towage es arriesgada hasta que no salgan los pliegos definitivos del servicio de remolque que anunció el presidente Ibarra para el año 2020.

_____

El pasado día 16 de octubre el Boletín Oficial del Estado ratificaba la licencia otorgada por la Autoridad Portuaria de Las Palmas a la empresa Odiel Towage, filial en España de la multinacional alemana del remolque Fairplay, para prestar servicios de remolque en el Puerto de Las Palmas. Sin embargo, las condiciones que tiene que cumplir Odiel Towage para llevar a cabo este servicio aconsejan posponer la aceptación, y por tanto, la inversión que tiene que acometer hasta que la Autoridad Portuaria de Las Palmas apruebe los nuevos pliegos del servicio que, en palabras del presidente del organismo portuario, Luis Ibarra, será a principios de 2020. 


Estos nuevos pliegos obligarán a todas las empresas prestatarias del servicio a someterse al mismo una vez que venza su licencia. En el caso de Odiel Towage, la licencia se concede, si la acepta, por un periodo de un año, por tanto, al finalizar el plazo deberá someterse a los nuevo pliegos.


El problema radica en que para aceptar la licencia recientemente adjudicada, Odiel Towage ha de abanderar en España los 4 remolcadores que ha ofertado. Este hecho que parece un puro trámite implica un procedimiento administrativo costoso económicamente dado que obliga a liquidar el impuesto a importación, una suma que podría ser millonaria.


A este desembolso hay que sumarle el riesgo que supone matricularlos y que el los próximos pliegos que se apruben se definan unas características de los remolcadores que no se puedan cumplir con la flota que se tiene prestando el servicio, por lo que habría que volver a traer nuevos remolcadores y repetir el proceso de liquidación del impuesto de exportación.


Además, la puesta en funcionamiento de 4 remolcadores para el Puerto de Las Palmas, implicará de facto que al menos haya una unidad más de reserva para los momentos en que haya una parada de alguno de ellos de mantenimiento, dado que las condiciones describen que tendrá que haber cuatro unidades prestando el servicio.


Sin contar, que Odiel Towage no contempla, dado el número de remolcadores que prevé poner en servicio, atender la demanda en el Puerto de Arrecife, en Lanzarote, o en el Puerto de Puerto del Rosario, en Fuerteventura, ya que ello implicaría destinar una unidad a cada uno de los puertos.


De la misma forma, las tripulaciones se regirán por la legislación española, debiendo ser de nacionalidad española y cada unidad debe contar con tres tripulaciones disponibles.


Una actividad que mueve algo más de 6 millones de euros al año, y en la que a la entrada de un nuevo operador implica el reparto de la misma, no parece atractiva para hacer las inversiones de las que hemos hablado, al menos hasta que se clarifique cuáles van a ser las condiciones futuras.  


A díía de hoy, los remolcadores que se iban a destinar al Puerto de Las Palmas, siguen en Alemania y no se conoce que hayan pedido el cambio de bandera. 


Odiel Towage afirmó en su momento que en el próximo mes de noviembre tendría en marcha el servicio en el recinto portuario de la capital grancanaria. A priori, no se aprecian movimiento claros en este sentido. El tiempo dirá si echarán el freno hasta que se clarifique más el sector.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

OPINIÓN

SergioGalvan2019

Por Sergio Galván

Gerente de la Fundación Puertos de Las Palmas 

Comenta