Brexit, la triple vertiente de la sostenibilidad, negociación de TACs y cuotas y el consumo de pescado definen el futuro del sector pesquero español a medio plazo

|

Redespesca

_____

Al sector le preocupa el impacto que pudiera tener un Brexit duro, puesto que en las aguas del Reino Unido los pescadores españoles capturan más de 9.000 toneladas de merluza, gallo y rape, especies de alto valor comercial.

_____

La incertidumbre ante la posibilidad de tener que afrontar un Brexit duro a partir del próximo noviembre es la principal preocupación de una parte del sector pesquero español a medio plazo. De hecho, afrontar la salida del Reino Unido de la Unión Europea sin acuerdo, podría afectar a unos 113 buques y a 1.700 tripulantes, una cifra que, según Cepesca, habría que multiplicar por cinco (8.500 personas), que es la cantidad de puestos de trabajo que esta actividad pesquera genera en tierra.


Junto a la incógnita del Brexit, el sector también traza como líneas maestras de los próximos meses, la defensa de la sostenibilidad en su triple vertiente (medioambiental, económica y social), trabajar para revertir la bajada de consumo de pescado dentro de nuestro país, y la próxima negociación de TACS y cuotas para el 2020, que se celebrará a finales de año.


De hecho, y según Cepesca, el proceso del Brexit podría tener incidencia en las expectativas de capturas de la flota española en la próxima negociación de TAC y cuotas, teniendo en cuenta que la flota de la UE comparte con Reino Unido alrededor de 100 stocks. Cabe recordar que a nuestro país se le asignaron para 2019 más de 280.000 toneladas de pescados y mariscos en la negociación de finales de 2018, con un valor económico de primera venta de alrededor de 500 millones de euros.


A este respecto, al sector le preocupa las consecuencias que el Brexit pudiera tener en la flota que captura, de media, alrededor de 9.000 toneladas de merluza, gallo y rape en las aguas del Reino Unido, especies de alto valor comercial.


“Para nosotros, es importantísimo que el sector pesquero de la UE siga unido, manteniendo la misma posición, la cual está alineada con la posición de la Comisión Europea y de los Estados miembros de la Unión Europea. La defensa de la actividad pesquera debe seguir siendo un asunto prioritario para la UE, –apunta Javier Garat, secretario general de Cepesca–, y debe estar vinculada a las negociaciones comerciales entre ambas partes. Nuestro punto de partida debe ser, al menos, mantener las cuotas que capturamos en sus aguas.”


A este respecto, el sector pesquero es consciente de las dificultades que plantea el diseño y ejecución de planes de contingencia y reivindica que se mantenga el statu quo actual durante dos años. A este respecto, y según Garat, "sin ningún lugar a dudas, en el sector no queremos un Brexit duro. Queremos seguir como estábamos, seguir con el acuerdo de retirada y con la declaración política que nos daba un margen de dos años para poder negociar un acuerdo de pesca. Mientras tanto, habría reciprocidad en el acceso a las aguas y a los mercados. Ese sigue siendo nuestro objetivo prioritario".


Incrementar el consumo de pescado

Otro de los frentes del sector pesquero es el de revertir la bajada del consumo de productos del mar. De hecho, según el último Informe del Consumo Alimentario en España, en 2018 este consumo decreció un 2,4% respecto al año 2017 debido, fundamentalmente, a la disminución en la compra de pescados frescos, así como en mariscos, moluscos y crustáceos frescos.


En este sentido, el sector pesquero valora la campaña promoción para incentivar el consumo de estos productos puesta en marcha por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y cuyo objetivo es llamar la atención de los ciudadanos sobre sus beneficios. La campaña destaca la inocuidad y los valores gastronómicos y para la salud de estos productos y también llamará la atención sobre la variedad y diversidad de especies que ofrece el sector al consumidor.


Triple sostenibilidad

Por último, y como parte de su estrategia para los próximos meses, el sector pesquero continuará reivindicando la necesidad de contemplar la sostenibilidad de la actividad pesquera desde la triple vertiente medioambiental, social y económica en distintos foros, tanto nacionales como internacionales, que cada vez más contemplan este triángulo como la única fórmula de asegurar una actividad sostenible.


Así se manifestó en el congreso internacional de la FAO sobre la sostenibilidad social de la pesca celebrado hace escasos días en Vigo. Cabe señalar que el Comité de Pesca de la FAO ha solicitado a este organismo elaborar una Guía de Buenas Prácticas Sociales en la Pesca para lo que está analizando iniciativas ya contrastadas en este sentido. Esta Guía quiere apoyar la implantación de los instrumentos internacionales existentes para establecer unas condiciones sociolaborales mínimas en el sector pesquero.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.